Skip to main content

Una de las ventajas del trabajo virtual es que nos permite ganar dinero sin tener que salir de casa. Esto implica, en el caso de padres y madres, que puedes estar cerca de tus hijos en todo momento.

El trabajo tradicional nos obliga a pasar 8 horas o más fuera de nuestro trabajo. Perdemos gran parte de nuestra vida en una oficina, lejos de las personas que queremos y sin poder ver cómo los hijos crecen día con día.

Sin dudas, este es uno de los problemas más comunes de la sociedad latinoamericana actual. Cuidar a los hijos se ha convertido en una complicación porque el trabajo consume demasiadas horas del día y cuadrar los tiempos es un auténtico dolor de cabeza.

Por ello, en este artículo te hablaremos de la historia de Nora, una alumna oriunda de El Salvador que ha logrado darle un giro de 180° a su vida gracias al trabajo virtual.

Desde que se atrevió a trabajar desde casa, el cuidado de sus hijos ha dejado de ser un gran problema. Además, se ha enamorado por completo de todas las ventajas del teletrabajo y nos cuenta sobre cómo su vida ha mejorado considerablemente desde que puede estar en su hogar mucho más tiempo.

Ser profesional, productiva y madre de familia era algo complicado.

Nora Hernández tenía como sus objetivos de vida ser una persona productiva, profesional y próspera económicamente, todo esto mientras distribuía su tiempo para cuidar a sus dos hijos pequeños.

Su vida laboral, antes de comenzar en el trabajo virtual, la llevó a desempeñarse por 14 años en distintos empleos tradicionales.

Uno de sus más grandes problemas con su último trabajo era el horario laboral. Trabajaba desde las 8 de la mañana hasta las 5 de la tarde; y tenía la obligación de buscar a sus hijos al colegio tras salir de su jornada.

Sin embargo, a su jefe no le gustaba mucho la idea de que saliera a la hora correspondiente de su trabajo. La mayoría del tiempo le exigía que se quedase hasta más tarde o hasta que logrará terminar una larga tarea.

La situación se había vuelto realmente frustrante para Nora, las amenazas constantes de despido por parte de su jefe y su vulnerabilidad económica aunada al temor de verse sin empleo le mantuvieron en un espiral de incertidumbre por demasiado tiempo.

Todo este panorama llevó a Nora a buscar una alternativa, una solución. Fue así como encontró en la Academia de Trabajo Virtual y en Johanna Juha, directora de la academia, una luz al final del túnel.

El trabajo virtual le atemorizaba porque no sabía hablar inglés.

Una de las creencias limitantes de la mayoría de las personas que quieren acercarse al trabajo virtual es que saber inglés es obligatorio.

Este era el caso de Nora, que no tenía conocimientos previos de inglés y se sentía abrumada por el tema. Sin embargo, con la ayuda de la asesoría de la Academia, además de otros testimonios y casos de éxito, logró convencerse de que si otros lo habían logrado, ella también podía ser capaz.

De hecho, aprendió que existen herramientas que le ayudan a entender las propuestas y ofertas de trabajo en plataformas como Upwork o Freelancer.

Por otro lado, otro aspecto que le causaba cierto temor a Nora era el pago, la forma en la que iba a recibir sus ingresos y el grado de confiabilidad de las plataformas de trabajo virtual.

No obstante, Nora rápidamente se dio cuenta que esto tampoco era un gran problema. Al contrario, comenzó a ver las ventajas de ganar en dólares y la seguridad que existía dentro del sistema de pagos de estas páginas.

Y logró convencerse de que podía ser exitosa en el trabajo virtual.

Tras aplicar a su primera oferta de trabajo, Nora seguía con miedo y no estaba muy segura de si iba a poder cumplir con las exigencias del cliente. Esto es algo totalmente normal que le pasa a muchos, es obvio que lo desconocido nos genere cierta desconfianza, pero la clave es seguir adelante a pesar de ese temor.

Ese primer cliente se comunicó con Nora por mensajes únicamente dentro de Upwork y le propuso una tarea muy sencilla: buscar información en internet.

El trabajo virtual era muy fácil de hacer, con solo poner información en un documento logró recibir su primer pago, pero lo más importante es que se convenció de que sí podía triunfar en el teletrabajo.

Actualmente, Nora trabaja como asistente virtual, pasando de trabajar de 14 a 16 horas laborales a tener jornadas de seis o siete horas dentro de su casa.

Ahora es capaz de cuidar a sus hijos y verlos crecer diariamente.

Una de las cosas que más felicidad le dio a Nora con respecto al trabajo virtual es que esta modalidad le permitió ver los primeros pasos de su hija pequeña.

Esas cosas pequeñas, como ver los primeros pasos de tu hija, no las podía hacer con su trabajo anterior. De hecho, no pudo tener esa experiencia con su primer hijo por estar todo el día en el trabajo.

«Esas cosas tan lindas, tan pequeñas de la vida, no las podía disfrutar; pero ahora sí lo hice, gracias al trabajo virtual».

Ahora, Nora no tiene que levantarse extremadamente temprano y no se la pasa estresada por su trabajo durante todo el día.

De hecho, tiene tiempo de hacer ejercicios y cuidar su salud durante su rutina diaria; sin descuidar absolutamente nada y siendo completamente responsable con sus otras tareas.

«Pasé de ser una mujer ocupadísima y estresadísima a ser una mujer libre en cuanto al tiempo y la dedicación que le puedo dar a mi familia y a mí misma».

Por si fuera poco, Nora cobra el doble de lo que percibía en su trabajo anterior. Tiene un mayor poder adquisitivo para comprar cosas que siempre quiso y cuidarse de cualquier imprevisto con sus hijos.

Finalmente, Hernández cierra su testimonio diciendo que le habría encantado haber conocido antes el trabajo virtual. Además, aclara que no tiene ninguna intención de regresar a su vida anterior y a los trabajos presenciales que tanto le alejaron de su familia.


Muchísimas gracias por haber llegado hasta el final del artículo. Te recomiendo leer otros posts del blog de la Academia de Trabajo Virtual para más información.

No olvides seguirnos en nuestros canales de YouTube, Facebook e Instagram para que te enteres de todas las novedades, cursos gratuitos y eventos que tenemos programados.

¡Nos vemos en el próximo artículo!

2 Comments

  • Esperanza dice:

    Me parece excelente, pero si uno no tiene experiencia ninguna como hace? Soy tercera edad y quiero trabajar con el fin de solventar mis gastos. Mi trabajo era en mi casa y también trabajé para unas empresas tradicionales en el área de ventas, necesito ayuda, no tengo dinero… gracias vivo en Venezuela.

    • kisai dice:

      Esperanza 🙂 Muy buena tu consulta. En el mundo del trabajo virtual puedes comenzar con tus habilidades naturales, sin formación especializada o experiencia previa. Poco a poco podrás ir adquiriendo nuevos conocimientos que sin duda te abrirán muchas oportunidades, pero en principio no necesitas tener profesión o estudios puntuales para trabajar virtual.

      Te invitamos a registrarte para la próxima edición que está a pocos días de empezar. Te dejamos el link: https://vip.academiatrabajovirtual.com/registro-blog-c

      Te esperamos ❤️.
      Equipo AdTV.

Deja un comentario

Close Menu

Acerca de la Academia

1330 San Pedro Drive Northeast 205A
Albuquerque 87110
New Mexico

(+1) 505 4415609
hola@academiatrabajovirtual.com