Skip to main content

El trabajo a distancia tiene muchísimas ventajas de horario, comodidades y ahorro de dinero. Sin embargo, hay ciertos problemillas del trabajo presencial que también se experimentan en la modalidad virtual. Veamos sobre cómo poner límites en el trabajo.

Más allá de que, en general, el trabajo virtual le dé muchísima más libertad a los trabajadores o freelancers; todo teletrabajador debe tener muy en claro como poner límites con sus clientes, jefes o compañeros de trabajo.

Y es que precisamente por esas libertades de horario, a muchos freelancers les cuesta separar sus horas de trabajo con sus horas de descanso o de ocio.

Quienes son empleados de trabajo a distancia también deben ser organizados y tener muy en claro cuántas horas del día le dedicarán a su empleo. Más allá de no trabajar con horarios fijos, siempre se deben poner límites para no sobrecargarte física ni mentalmente.

Y varios de estos límites de horario también se pueden aplicar al caso de los clientes y compañeros de trabajo. En el trabajo virtual tampoco faltará aquel cliente que quiera ‘aprovecharse’ de ciertas cosas y debes saber cómo pararlos antes de llegar a malos entendidos.

Por eso y mucho más, en este artículo te daremos varios tips para poner límites con tus clientes y compañeros de trabajo a distancia. Que quede claro que tu vida siempre debe ser más importante que tu trabajo.

  • Deja clara tu forma de trabajo desde el principio.

Muchos clientes o compañeros de trabajo te intentarán imponer su forma de trabajo, ya sea porque les parece más cómodo trabajar de una manera específica o simplemente por el afán de demostrar cierta superioridad.

Ante estos casos, lo más recomendable es siempre dejar clara tu forma de trabajar desde la primera conversación. Si a ti te gusta más trabajar comunicándote a través de herramientas como Slack en lugar de WhatsApp o hacer videollamadas todos los días, es algo que debes dejar claro desde el inicio.

Por supuesto, es lógico que los clientes quieran tener videollamadas antes de contratarte para el proyecto y en situaciones eventuales. Es cuestión de acceder a las cosas que realmente te parezcan viables y que no cambien por completo tu rutina ni vayan a afectarte mentalmente.

También debes aclarar los términos del trabajo y que no estarías dispuesto a cambiar sobre la marcha. Por ejemplo, si un cliente te contrata para redactar 6 artículos semanales, pero vez que quizás tiene la intención de cargarte aún más de trabajo y no podrías; trata siempre de dejar claro tus límites de disponibilidad.

Así el cliente estará sobre aviso ante tus mecánicas de trabajo, disponibilidad y también sabrá que tiene que respetar tus límites responsablemente para contar contigo en su proyecto.

  • Establece tus horarios con claridad.

Una de las formas más comunes con las que clientes y compañeros de trabajo a distancia saltan los límites es con el horario.

Por esa errónea idea de “trabajar desde casa” hay muchas personas que se piensan que los freelancers están disponibles para ellos las 24 horas del día. Esto, por supuesto, no es lógico ni correcto.

Como todo trabajador de cualquier área, los trabajadores virtuales también deben tener tiempos de descanso. Desconectar y tener tus momentos de ocio es fundamental para tener un gran rendimiento en tu trabajo.

Así que por eso, deja muy claro desde el inicio a qué horas del día estarás disponible para consultas, asesorías y cualquier cosa relacionada con el trabajo.

Establece un límite prudente. Por ejemplo, podrías avisarle a tus clientes y compañeros que desde las 19:00 ya no atenderás ningún mensaje o correo relacionado con el trabajo; así ya estarán preparados para tus respuestas.

De hecho, hay aplicaciones que puedes instalar en tu móvil que te ayudan a aislarte de tu trabajo cuando es necesario. Si tus clientes y compañeros de trabajo a distancia son empáticos y razonables, sabrán que deben respetar esos límites.

Además, como se mencionó anteriormente, pon límites sobre las aplicaciones que utilizarás para el trabajo. Si no quieres utilizar WhatsApp, Telegram o tu correo para el trabajo, ponlo sobre aviso y suminístrales a tus compañeros y clientes los medios por los que podrán contactarte.

  • El primero que debe respetarse eres tú.

Por supuesto, para hacer que otras personas nos respeten y se mantengan al margen de nuestros límites es ser consecuentes con nuestras palabras.

Establece tú mismo tus horarios y sé fiel a esos límites que te has marcado para trabajar. Solo así tendrás la suficiente convicción para exigirle a los demás que respeten tus límites.

Además, si trabajas con clientes de Upwork o Freelancer, también asegúrate tú de respetar sus horarios. Si la diferencia horaria entre ambos es mucha, intenta escribir a una hora prudente para tu cliente, así te aseguras de no molestarle.

El respeto también es un camino de dos vías y para pedirlo, también debemos darlo.

  • No tengas miedo a decir que no en el trabajo a distancia.

Una cosa a la que, lamentablemente, hay muchas personas acostumbradas es asentir con la cabeza y dejar de lado sus prioridades a la hora de trabajar.

Tu trabajo, ni virtual ni presencial, no debe ser sinónimo de hacer cosas que no quieres. No tengas miedo de decirle a un cliente o a un compañero de trabajo que te sugiere hacer alguna cosa que no te gustaría hacer.

Y es que tu trabajo podría convertirse en un auténtico suplicio cuando comienzas a ceder constantemente en cosas que no quieres. No te dejes consumir por esta dinámica nociva y establece tus límites antes de que sea demasiado tarde.

  • Recuerda que no tienes que saber hacer cosas que no estén en tu área.

Y para ir cerrando el artículo, te hablamos de otra situación que suele darse muchísimo en el trabajo a distancia. Existen clientes que querrán que cumplas diferentes labores a la vez, para abaratar costos y no tener que contratar varios freelancers al mismo tiempo.

Esto a veces puede ser beneficioso, pues si sabes hacer esa función extra que el cliente necesita podrás ganar más dinero. Sin embargo, también existe el caso que el cliente exige demasiado y te pide cosas que quizás no se te den muy bien o te lleven mucho tiempo.

Para estos casos, recuerda que no eres un peor trabajador si no eres capaz de cumplir funciones que no te han sido designadas y en las que no tienes experiencia.

Si tu trabajo comprende desempeñarte en una cierta área, no te hace ser un trabajador menos eficiente no saber cómo trabajar fuera de esa área, sobre todo si no están dispuestos a pagarte mucho más por estos trabajos extra fuera de tu zona.

El abanico de oportunidades de trabajo a distancia es gigantesco y, prácticamente, siempre hay vacantes a las que se puede aplicar. Si sientes que en tu trabajo se te exige demasiado o no estás cómodo con las tareas asignadas, tienes derecho a pedir que se te liberen cargas o simplemente renunciar y buscar nuevos horizontes.

Es importante también que te des tu lugar frente a tus clientes y compañeros de trabajo. Si te han buscado para ese puesto y te piden ayuda en su rutina es porque tienes algo bueno, es porque te creen una persona capaz y eficiente.

Crea un entorno sano en tu trabajo a distancia.

Nunca debes creerte menos que nadie y siempre debes tener valor para hacer respetar tus límites. Solo así podrás crear entornos de trabajo más sanos y tendrás una rutina diaria que te permita vivir plenamente tu vida, sin mucho estrés ni problemas laborales.

Esperamos sea de mucha utilidad estos consejos sobre cómo poner limites en el trabajo.


Muchísimas gracias por haber llegado al final del artículo. Te recomendamos leer el blog de la Academia de Trabajo Virtual para leer más información sobre el trabajo a distancia.

Allí encontrarás más artículos que te enseñarán a ganarte la vida sin salir de casa y esos mecanismos que te ayudarán a ser exitoso en el trabajo remoto.

¡Nos vemos en el siguiente artículo!

Deja un comentario

Close Menu

Acerca de la Academia

1330 San Pedro Drive Northeast 205A
Albuquerque 87110
New Mexico

(+1) 505 4415609
hola@academiatrabajovirtual.com